agapornis

Los agapornis son aves que pertenecen a la familia de las psitácidas, la misma que la de los loros y los periquitos. Son conocidos popularmente como “inseparables”, pues desarrollan vínculos afectivos muy fuertes con su pareja, a la que se mantienen fieles toda la vida una vez que la han elegido. Proceden de África, por lo que necesitan un clima cálido para poder vivir y estar saludables.

Debido a su precioso color vivo, radiante y pequeñas dimensiones, muchas personas los adoptan como mascota, pero lo cierto es que no es un ave reservada exclusivamente al ámbito doméstico, sino que presentan ciertas particularidades que deben tenerse en cuenta para que estén bien cuidados y crezcan sanos. Si es así, nuestro agapornis puede llegar a durar nada menos que 20 años. Veamos cuáles son los que debes darle a diario.

1. Déjalo volar libremente

Aunque estén metidos en una jaula, los agapornis son pájaros que vuelan regularmente en la naturaleza, por lo que necesitan un poco de libertad para mantenerse saludables y en forma. Eso sí, recuerda que no deben estar expuestos a ningún posible peligro, por lo que es importante retirar cualquier tipo de planta que pueda ser venenosa para ellos y objetos que puedan poner en riesgo su seguridad.

Lo ideal es abrirles la jaula una vez al día, siempre con las ventanas de casa cerradas para que no puedan salir y perderse. De esta forma, podrán estirar las patas, revolotear y curiosear. Si tienes tiempo, juega un poco con él y dale premios. Además, debes saber que la música les encanta y les anima, haciendo que les entren ganas de cantar.

2. Proporciónales compañía

Los agapornis son animales muy sociales y afectivos, por lo que necesitan establecer vínculos con otros iguales de su especie. En el caso de que un miembro de la pareja muera, es importante reemplazarlo lo antes posible. También podemos crear un grupo más numeroso, pero siempre intentando que sean parejas. No te preocupes si no quieres tener muchos, ya que solamente se reproducen si se les proporciona una caja nido.

3. Coloca la jaula cerca de una ventana

La luz es un elemento fundamental para las aves. Esta luz debe ser directa sin que pase por un cristal que filtro los rayos UV. Por eso, lo ideal es colocarlos cerca de una ventana y abrirla con frecuencia. Durante el invierno, utiliza una lámpara de luz para que no pasen frío con la ventana abierta.

4. Agua fresca siempre disponible

Al igual que cualquier otro pájaro, los agapornis necesitan agua para vivir, por lo que debes proporcionársela a diaria y revisar que siempre tiene, sobre todo, en verano. Recuerda además cambiarla cada día para que no se estanque y empiecen a proliferar las bacterias.

5. Alimentación sana

En el mercado es posible encontrar una gran variedad de productos para agapornis, pero lo cierto es que hay algunos mejores que otros. Nosotros siempre recomendamos una mezcla de granos variada con poca grasa y complementada con minerales y vitaminas.  Esta mezcla de semillas debe aportarle alrededor del 50% de la totalidad de la dieta. Pero también puedes añadir una cucharada diaria de pienso para agapornis de buena calidad, ya que se trata de una opción muy cómoda y equilibrada.

Además, de vez en cuando debes darle restos de frutas y hortalizas. Y es que este tipo de plantas, además de proporcionarles nutrientes los mantienen entretenidos. En cualquier caso, es importante que siempre lo hagas con moderación.

6. Trátalos con cariño

Aunque son pájaros, los agapornis también necesitan un poco de cariño para llevarse bien con su cuidador. Si les ofreces cariño, tranquilidad y comodidad, y les hablas con afectividad, no tendrás ningún problema.

7. Cómprale juguetes

Los agapornis son aves muy inteligentes y requieren de estímulos constantemente, por lo que lo pasan muy mal cuando están aburridos. Muchas jaulas ya traen consigo juguetes colgantes y escaleras, pero si no es así, puedes comprárselos para que se entretenga. También puedes colocar algunas ramitas para que se posen, salten de unas a otras y desgasten las uñas y el pico.

Deja una respuesta